BLOG DE BEATRIZ GRACIELA MOYANO "Bienvenidos a mi nuevo desván"

UN BLOG DE BEATRIZ GRACIELA MOYANO
"BIENVENIDOS A MI NUEVO DESVÁN"
A todo aquel visitante de éste mi nuevo desván les
doy la bienvenida, un nuevo refugio a la nostalgia,
siempre en la búsqueda de oscuridades lumínicas
que me habitan y se escabullen de mi propio Yo.
Lugar donde pretendo volcar fragancias y colores en el cántaro de sentipiensos.

domingo, 30 de octubre de 2016

OTRAS ETAPAS, REFERIDAS





OTRAS ETAPAS, REFERIDAS



En el resurgir de cada sol sus soles resplandecen con destellos de obstinación que rozan la intransigencia, obstaculizando la presencia de los nacidos en su misma época, se distancian. Los ve alejarse sin advertir ese éxodo de difícil regreso, observa... La peregrinación es equivalente a una marcha de religiosidad deslucida, pero permanece eclipsada, bella y traslúcida bajo una máscara absurda. Cada etapa, cada ciclo disparatado e inadmisible, deja sedimentos en su delicado rostro, son estelas sin brillo, erosión electrizada que la deshoja ante la mirada atónita de sus vástagos. Esconde el caos, eso la deprime, pobre reina adormecida, fue amanecer de sol y nido tibio en el vaivén de su loca algarabía, ahora funde secretos silencios, transpira furia por la deslealtad inesperada y deja un sin fin de prioridades a la suerte mientras su talle se angosta. Sola habla con los espejos, se ve hermosa a pesar de los opacos fanales. Es una nube desgajada en los misterios, es noche estrellada con risa histérica y sin luna, con alas moradas de espanto. Amanece a pleno sol, han calcinando sus ojos abiertos, traspasó la imperceptible línea divisoria. La mariposa escarlata poco ríe, no sueña ni llora, exánime vibra y se desarma. En el final de la obsesión anterior había pinceladas de rojos en sus grises, ya no. Tendida cerca de la laguna infinita de su mente...piensa y sigue misteriosa.

martes, 11 de octubre de 2016

REFERIDO A LAS ETAPAS (ejercicio literario Nº1)





















REFERIDO A LAS ETAPAS (ejercicio literario Nº1)


Un techo brillante de estrellas, que fue algo más plateado que cielo nocturno, casi un regalo de lejana visión, la venida de un nuevo cielo, y ciertamente hay uno ahora, pestillos carcomidos, base en olvido de los sin cerrojos palpitantes, inquieta vuela, liberada. Y cuando el sol muere en todas sus épocas y renace otra vez en su eclipse sensorial, ignora la faz sin reconcilio con la esencia, mira el reverso, como cruz clavada, para que se rinda un entorno lisonjero a la gaviota de poder grupal, ve los grises rojos. Circula absoluta, con desmesurada sonrisa de diosa inconclusa, elixir inherente... la desidia. Y dicho así, solo dibuja una de las referidas etapas, pues no hubo infinitud en nada, se conjugaron los tiempos compuestos de ciclos efímeros, se huele la sal y no hay viento marino, es necedad. Hay soledad y orgullo escénico, eclipsada ella, se convertiría en un nuevo ser, con la fortuna del aprendizaje.



Beatriz Graciela Moyano



domingo, 11 de septiembre de 2016

MIXTURAS DE UNA SOLA VOZ







MIXTURAS DE UNA SOLA VOZ, es mi segundo libro, contiene una selección de prosas que en su mayoría están publicadas en este blog. He querido llevarlas al irreemplazable papel impreso para que lleguen a las manos de quienes no manejan Internet y así de alguna manera eternizar estos "sentipiensos".Aquí les presento su portada. Gracias a los seguidores de este Blog por el tiempo de lectura y sus comentarios. Agradecida, Beatriz Graciela Moyano.

miércoles, 27 de julio de 2016

UN DÍA CUALQUIERA











UN DÍA CUALQUIERA


Siempre con ojos en el horizonte, observa el después del amanecer, en un día cualquiera, ve ese mar y las personas que van y vienen, nitidez en la manifestación armónica, un escenario de fragancias, magnolias, fresias y tal vez el indefinido olor a sal marina. Aún sigue en el horizonte estrechando colores , perfumes e imágenes y por fin ve ese lugar, siente el aroma del café, los posillos blancos de una charla, que no es breve ni solemne, se establece amistoso el reloj trenzando reflejos que ya existan quizá, paseando palabras acumuladas entre los deseos de los artistas que vieron a través de las ventanas, de una otra forma se construyen bellos castillos con huellas del tiempo, corroídos en medio del agua reflejados, abandonados, así como imaginaron que existen en algún lugar para deslumbre de tantos y que jamás conocieron al permanecer inertes en los sitios de nacidos, detalladas ciudades, características o circunstancias relevantes a las miradas de alguien, belleza en la vida que en nada se parecen a sus rutinarias existencias. Se mostrarán tal como son, persuasivos y contundentes en sus vivencias, desmenuzando hasta aniquilar esa nada que los agobia, luego, cabalgando pegasos celestes imaginarios, habrá un revoloteo por los techos de los cuentos que nunca escribieron, recargados de adornos ornamentales, palabras entre azules de mar y miradas antiguas, al estilo artístico desarrollado durante esos siglos de loca literatura irreprimible, hablando de Julio Cortázar y su acento parisino irresistible, no sabe si le cause una leve incomodidad o desazón el escucharle, así lo vio hoy en medio de ese horizonte, cual sea la historia o el artilugio óptico de ese después... es incapaz de presagiar, eso sí, ve en detalle los cortinados, la mesa y su tallado, y percibe fascinada el intenso aroma del café.
Beatriz Graciela Moyano

viernes, 1 de julio de 2016

NADA ESPERA
















NADA ESPERA


                                                  Elaine sólo sigue ahí después del eclipse, tejiendo otra mañana desde su torre mientras la realidad se sigue desgastando en el espejo. Elaine está apresada, encorsetada en el maleficio de confeccionar con puntadas cortas los comienzos.La dama de Shalott ya no espera nada. Adriana Vega.


Así en una barca a la deriva, suelta su pelo al viento para que decida, sin esperar nada, con las sombras acumuladas en el fondo de sus ojos que nadie ve y sin dolor manifiesto por los males que le clavan como espinas transparentes de rosales congelados. Ella ha ingresado una y mil veces en niveles de bloqueo con resistente obstinación, mas hoy...nada espera. Deja indiferente los huecos sin mirada, abandona los estantes polvorientos y a los maniquíes desnudos para que se vistan solos, con el cruel hartazgo que los condena al olvido. Aquí hay flores ausentes o quemada por el aire gélido, saben a invierno eterno, abúlico y desesperante, acosador de horas enredadas. Lanas en ovillos desprolijos que van y vienen sin ser tejidas, nada esperan. Aún así, en este estado de inflexión buscará sonidos y colores para los sentidos al paso del agua. Se lanza a la resonante repercusión de los ecos antiguos, pintando hechizos rotos para las pupilas en el paisaje amigo constante del silencio. El desganado compás del cuerpo confiere toda fuerza al viento, le concede el timón del viaje imposible o perpetuo de redención. 



Beatriz Graciela Moyano

martes, 14 de junio de 2016

SE CUMPLEN 30 AÑOS DE SU FALLECIMIENTO






Nos queda su maravillosa obra, sus metáforas y sus ojos ciegos que surrealistas nos miraban. Por siempre J.L.Borjes.
Beatriz Graciela Moyano



Por Julián Salanitro


2016-06-14


Alguna vez, Jorge Luis Borges dijo: “Siempre imaginé que el paraíso sería algún tipo de biblioteca”. Al día de hoy, se desconocen los paisajes que pueda llegar a estar recorriendo, pero, sin lugar a dudas, su legado cultural continúa sembrando maravillosas imágenes en quienes se aventuran a leerlo.


Hace tres décadas que su pluma abandonó el universo intelectual, debido a un cáncer hepático, pero su narración de corte fantástica perdura en el tiempo de la mano de títulos como El Aleph, El informe Brodie, La muerte y la brújula, Siete Noches y El oro de los tigres.


Su narración perdura de la mano de títulos como El Aleph, El informe Brodie y Siete Noches.


Luego de su llegada a España, en la década del ’20, se incorporó al Ultraísmo, movimiento iniciado para enfrentarse al modernismo que, en Argentina, le incorporó el criollismo y la parodia como elementos fundamentales.


Supo llevar a la ficción al rango de fantasía filosófica y degradó la metafísica y la teología a simples historias. Los temas y motivos de sus textos fueron recurrentes y obsesivos, refiriéndose al tiempo, los espejos, los libros imaginarios, los laberintos o la búsqueda del nombre de los nombres.


Durante los años 30 su fama creció en Argentina y su actividad intelectual se vinculó a Victoria Ocampo y Silvina Ocampo, quienes le presentaron, a su vez, a Adolfo Bioy Casares, pero su consagración internacional no llegaría hasta muchos años después.


Con la obtención del Premio Internacional de Literatura Formentor, que comparte con Samuel Beckett en 1961, la crítica descubrió a Borges a nivel mundial: las invitaciones, los doctorados honoris causa, los ciclos de conferencias, los premios y las traducciones a las más diversas lenguas se sucedieron incansablemente, convirtiéndolo en uno de los escritores de mayor prestigio y reconocimiento universal.


Sin embargo, a pesar de haber sido nominado por muchos años consecutivos, nunca obtuvo el Premio Nobel de Literatura debido a motivos meramente políticos.


Actualmente, Jorge Luis Borges mantiene más vigente que nunca el vínculo con sus lectores. De hecho, se estima que, en Argentina, se venden alrededor de 136 ejemplares suyos por día, lo que lo convierte en los escritores más vendidos.

miércoles, 8 de junio de 2016

POCO ESCRIBO












POCO ESCRIBO



Poco escribo, cuando permito, cuando otorgo un incompresible permiso a que mojen mis hojas. Cuando el óxido frío y el viento confluyen en el punto justo de las grietas y no atino a frotar las manos para un alivio. Dejo de escribir, o poco escribo como en parálisis de vocablos, huérfana criterio válido, clamor ahogado, nudo sin consonancia con la propia esencia. Cúmulo rebelde que yace frío, negado, en medio del timo, se cobija y aloja con fatiga. Pregón en aullido al desacuerdo con lo fraudulento, grito demencial que me debo.


Beatriz Graciela Moyano

domingo, 8 de mayo de 2016

ABORTO













ABORTO



Fue una mañana de sol, en que no se pudo verse el astro, la tristeza de Ella lo tapaba. 

Había un par de ojos secos de ausencia y la decisión siniestra congelada. Una pequeña sala con perchero y nada más. Instantes después, helada el alma... la sangre tibia corría por los glúteos, las piernas, podía sentir el dolor pero no hablar ni expresar movimiento alguno, la mesa era fría como de metal, eso parecía. No había palabras, las pocas que hubieron fueron antes de la sangre, hasta que por fin iba despertando del maldito sueño y ganando la calle a tientas, había gente que caminaba indiferente, andaba haciendo compras por las calles. Nadie podría registrar el drama, ni momento alguno similar, porque ellos estaban vivos. El llanto circulaba de adentro hacia afuera, bañando la piel como un elixir maldito, fluyente desde las mismas entrañas oscuras, penitentes, con esos fluidos que graban para siempre un silencio pérfido de infierno neutro, donde no hay llamas ni guinches, solo miedo, sufrimiento y soledad. Eso que no se ve, ni se huele en el aire, solo en la memoria perpetua. 

Beatriz Graciela Moyano
09-05-2016

lunes, 4 de enero de 2016

LES CUENTO UN SUEÑO



LES CUENTO UN SUEÑO



En el recinto se respiraba un aire artificial, frío y algo tenso, las miradas iban y venían ansiosas de formas diferentes, una buscaba los ojos sin encontrarlos, mientras otro par de ojos, bailaba en detalles superfluos, vió que a veces el tiempo es el que necesita tiempo, hasta que una charla afable, amistosa, se fue deslizando en colores que combinaban recuerdos con vivencias ajenas, algo raro...pero los sueños siempre lo son, derrepente las almas de las miradas se congelaron una tenía una rosa en su mano. No estallaron burbujas y nadie se dejó llevar por los trinos ni gorjeos, porque solo existían en la mente soñadora que creó imágenes ideales. Dentro del sueño olvidó un bolso con las gafas de sol y las sutiles transparencias. Sonido de metales ornamentales la despertaron, tenía las manos vacías y la piel ajada por el tiempo, todas las secuelas que fue recogiendo en el camino jugaron en contra del embrujo, una vibración en discordancia le dejó los labios secos y el perfume se evaporó sin fragancia. Los sueños suelen ser crueles pensó sonriendo, buscó la crema de manos para suavizarlas y quiso hablar con el espejo para maldecirlo, cuando comprendió que también había perdido la voz.

Beatriz Graciela Moyano

Enero-2016

Rosario-Santa Fe

Argentina