BLOG DE BEATRIZ GRACIELA MOYANO "Bienvenidos a mi nuevo desván"

UN BLOG DE BEATRIZ GRACIELA MOYANO
"BIENVENIDOS A MI NUEVO DESVÁN"
A todo aquel visitante de éste mi nuevo desván les
doy la bienvenida, un nuevo refugio a la nostalgia,
siempre en la búsqueda de oscuridades lumínicas
que me habitan y se escabullen de mi propio Yo.
Lugar donde pretendo volcar fragancias y colores en el cántaro de sentipiensos.

jueves, 29 de octubre de 2015

REMOCIÓN DEL VELO





REMOCIÓN DEL VELO 







Se le hizo noche, siendo media tarde allí en la azotea del pensamiento, un bagaje de remembranzas sacudió el acantilado de la memoria, una marea en alta y los recuerdos saltando como cardumen de peces a la caída del sol. Se sintió aturdida, había tanto y tan mezclado que no podía entender como se superponían épocas y sucesos tan disímiles, trató de tranquilizarse, quiso un poco de orden a esa batalla interior, no escapar de ese momento, sino entender el porqué de la visita inesperada, se vio joven viajando a su primer empleo de secretaria, leyendo un libro que su padre había forrado con un papel estampado de flores para que nadie supiera que leía las obras completas del "Che", eran épocas de dictadura militar y eso era más que prohibido. De pronto se borraron aquellas imágenes y aunque quiso volver a ellas ya no le fue posible. Ahora está tirada boca abajo en la terraza de su casa de la calle Dean Funes, ella, sus hermanas y su padre, tratan de observar sin ser vistos, los acontecimientos que tenían lugar en la plaza de enfrente, “terroristas” decían vecinos por lo bajo, estaban encapuchados y se arrastraban por el césped en dirección a la comisaría N°18, después ya la balacera y como en una película cortada ve su propia figura de madre joven corriendo y llorando con su niño en brazos, supo de ese momento, resurgió el sentimiento y la desesperación. Detrás o superpuesta a esa escena, la misma madre con la mesa llena de cuadernos y sus dos hijos en sus tareas mientras ella leía una carta, el viajero no llegaba ese fin de semana... Ahora es una niña asustada con su hermanita de la mano, no, no quiere recordar ese tiempo, los pensamientos no tienen orden cronológico ni piedad, se recostó en un sillón y en un momento se durmió mientras seguía su mente subiendo y bajando, experimentando realmente la remoción del velo. 



http://beatriz-bettymedit.blogspot.com.ar/
Beatriz Graciela Moyano


Octubre 2015


Rosario-Santa Fe-


Argentina